Génesis 39 - José en la casa de Potifar

 

A. José en la casa de Potifar.

 

1. (1) Potifar, un oficial egipcio, compra a José.

 

 

 Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá.

 

a. Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró : El nombre Potifar significa: "dedicado al sol." Fue un nombre relacionado con el sistema religioso egipcio.

 

b. Un egipcio oficial de Faraón : La antigua palabra hebrea para oficial, puede ser traducida como "eunuco." Era una práctica común en la antigüedad para los de posición  elevada en la corte real, eunucos, era para asegurar  que serían enteramente dedicados a su rey. Debido a que esta práctica era común, el término llegó a ser utilizado para todos los que servían en posiciones importantes en la corte de un rey, ya fueran eunucos o no. Así que realmente no sabemos si Potifar era un eunuco.

 

c. Capitán de la guardia: La idea detrás de este título significa "jefe de la policía", o, probablemente más precisamente, Potifar era el jefe del "Servicio Secreto" de faraón, su fuerza de seguridad personal. Él era un funcionario de alta confianza en el gobierno de Egipto.

 

2. (2-3) Dios está con José.

 

 Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio.Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

 

a. Más Jehová estaba con José: La prueba de José fue probablemente peor que cualquiera de la que nosotros hayamos pasado. Sin embargo, Dios no lo abandonó ni siquiera un poco. Si Dios permitió que José fuera un esclavo, entonces él sería un hombre próspero, aun como un esclavo.

 

i. A menudo nos quejamos de que Dios nos haya puesto en un lugar terrible o difícil. Sin embargo, la voluntad de Dios es que confiemos en él para bendecirnos y hacernos exitosos (según él mide el éxito) donde quiera que estemos.

 

b. Y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio: Incluso en esta etapa inicial, cuando parecía que José no tenía ningún control sobre las circunstancias   - y de hecho, no lo tenía - Dios anuló las malas o caprichosas elecciones del hombre, para llevar a cabo Su propósito eterno.

 

c. Y vio su amo que Jehová estaba con él: Por su confianza en Dios, su trabajo diligente y la bendición de Dios, José mostró a Potifar que Dios era real. Nuestros jefes deben ver la diferencia que Jesús hace en nuestras vidas por la forma en que trabajamos.

 

3. (4-6) Dios bendice a Potifar a causa de José.

 

 

 

Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía, Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José, y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía, así en casa como en el campo. Y dejó todo lo que tenía en mano de José, y con él no se preocupaba de cosa alguna sino del pan que comía. Y era José de hermoso semblante y bella presencia.

 

 

a. Y aconteció que desde cuando le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía: Debido a la bendición de Dios y la fidelidad de José, Dios hizo que José tuviera una  posición mas elevada, incluso como esclavo.

 

i. Hubiera sido fácil para José hacer lo que tan a menudo hacemos, tomar la posición de "Olvídalo", ya que todo parecía tan mal (él era un esclavo, después de todo). Pero José creía que Dios podía bendecirlo ahí donde estaba,así que no esperó por una mejor situación para ser bendecido por Dios.

 

b. Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José: Bajo el mismo principio, la bendición puede ser traída a nuestro lugar de trabajo debido a nuestra santidad.

 

c. Y dejó todo lo que tenía en mano de José: Claramente José llegó a la cima, pero tomó un tiempo para que esto sucediera. José tenía 17 aĖos cuando fue vendido como esclavo (Génesis 37:2). Tenía 30 aĖos cuando el Faraón lo promovió (Génesis 41:46), y había estado en prisión durante dos aĖos antes de eso (Génesis 41:1). Por lo tanto, él estuvo en la casa de Potifar durante 11 aĖos. Le tomó 11 aĖos para que la medida completa de la bendición de Dios se realizara en la vida de José.

 

i. 11 aĖos parece mucho tiempo. Muchos piensan que si el avance es de Dios, tiene que venir rápidamente. A veces, así es, pero por lo normal no. Normalmente, Dios permite que las cosas buenas se desarrollen lentamente. Los niĖos tienen el mayor tiempo de desarrollo, tanto en el útero como en su infancia en comparación a  los animales. Se necesitan muchos aĖos para que una bellota se convierta en un roble, una calabaza crece en una noche.

 

d. Y dejó todo lo que tenía en mano de José: Imagine a José como una persona que trabaja duro. Cuando llegó a Egipto estaba en una gran desventaja. No sabía nada de la lengua, la cultura, las costumbres o formas de hacer negocios. Tuvo que levantarse temprano y quedarse hasta tarde para hacer su trabajo y para aprender las formas egipcias.

 

i. Lutero dijo: "Por lo tanto, José no sólo fue bueno y casto, y no solo presentaba con diligencia oraciones a Dios por su amo, por el rey, y por toda la tierra de Egipto, sino que también era un supervisor muy vigilante y un administrador de las tareas domésticas". (cita de Boice)

 

e. Y era José de hermoso semblante y bella presencia : La apariencia de José es de mención especial. La Biblia sólo llama a otros dos hombres hermosos aparte de José: David (1 Samuel 16:12) y Absalón (2 Samuel 14:25).

 

B. La resistencia de José a la tentación y sus consecuencias.

 

1. (7-10) La invitación de la esposa de Potifar y la resistencia de José.

 

Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi seĖor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ņcómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella,

 

a. Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo: La mujer de Potifar era innegablemente Coqueta con José. Si Potifar era realmente un eunuco, muestra que su mujer buscaba actividad sexual en otro lado.

 

i. Quizá Potifar era un eunuco y el matrimonio fue solamente un arreglo ceremonial, así que ella se sintió libre para buscar relaciones sexuales fuera del matrimonio.

 

ii. Por supuesto, José era un hombre atractivo y esto tuvo algo que ver con esto. El hecho de que parecía "fuera de su alcance" sin duda fue un factor para la esposa de Potifar. Ella no sería la primera ni la última mujer que deseaba seducir a un hombre con la razón de provocar un sentimiento de reto.

 

iii. Además, parece que en el mundo antiguo, el código de la moral de las mujeres en Egipto (incluso las mujeres casadas) era libre. Las mujeres egipcias tenían una reputación de inmoralidad en el mundo antiguo.

 

b. Duerme conmigo: Se trata de una tentación fuerte y atrevida para José. Nos recuerda que cuando nos enfrentamos a fuertes tentaciones, otros han pasado por lo mismo. Satanás quiere que pienses que tu tentación es terriblemente única, que nadie que conoces puede entender lo que estás pasando. No os ha sobrevenido ninguna prueba que no sea humana (1 Corintios 10:13).

 

c. Hablando ella a José cada día, y no escuchándola él para acostarse al lado de ella, para estar con ella: José mostró una fidelidad notable a Dios, a Potifar, y a él mismo al resistir la tentación durante tanto tiempo - tal vez hasta 11 aĖos.

 

i. José dejó que su fe se conociera. Potifar (y otros, es de suponer) sabían que José fue bendecido por razón de su relación con Dios (Génesis 39:3). José tuvo que haber dicho algo acerca de su relación con Dios para que esto fuera el así.

 

ii. José se mantenía ocupado. Uno no avanza en la manera que él lo hizo ,a menos, que sea un trabajador diligente. Un antiguo proverbio turco dice: "Los hombres suelen ser tentados por el diablo, pero un hombre ocioso positivamente tienta el diablo."

 

iii. José tuvo cuidado de nunca estar a solas con su tentación. José sabiamente evitaba estar solo en torno a la mujer de Potifar (para estar con ella).

 

iv. José, llamó la cosa por lo que era: Pecado. Se refiere al pecado que estaba frente a él, como este gran mal, y pecado contra Dios. Queremos llamar al pecado por otro nombre. La hostilidad y el temperamento son una "auto-expresión." El orgullo es "la autoestima". La gula es "la buena vida." La codicia es "tratar de salir adelante." La perversión es "un estilo de vida alternativo." El adulterio es "un grito de ayuda en un mal matrimonio. "

 

v. José sabía lo mucho que su pecado afectaría a los demás. Muchas veces queremos negar los efectos nocivos que nuestro pecado tendrá. Cuando nos fijamos en una ladera carbonizada y todo lo que queda son cenizas y ruinas, despreciamos a la persona negligente que provocó el incendio. El pecado no es menos destructivo. José nunca cedió a la ilusión de que podía hacerlo sin ser descubierto nunca o que de alguna manera, no importaría.

 

vi. José sabía que su pecado era un pecado contra Dios. Quizá uno justificaría el pecado contra otra persona que nos ha hecho mal, pero ņcómo podemos pecar contra Dios? David refleja el corazón de este mismo en su oración de arrepentimiento: Contra ti, contra ti solo he pecado; he hecho lo malo delante de tus ojos (Salmo 51:4). Por supuesto, David había pecado también en contra de Urías, en contra de Betsabé, en contra de su hijo, en contra de su familia y en contra de su pueblo; pero  estos pecados eran de mucho menor importancia que su pecado contra Dios.

 

vii. José sencillamente dijo: "ŃNo!" Él no quiso (en inglés dice: Se negó). A veces, solo se reduce a eso. Tenemos que rehusar y decir "no" al pecado, incluso cuando nos dan ganas de decir "sí". Conociendo la inclinación carnal de los hombres - su capacidad de separar el sexo del romance, y el amor; y ser promiscuos - ésta es una obediencia maravillosa de parte de José.

 

d. ņCómo, pues, haría yo este gran mal, y pecaría contra Dios?: La obediencia es mucho más fácil cuando sabemos quién es Dios. "Cuando yo consideraba a Dios como tirano, pensé que pecar era poco, pero cuando yo sabía que era mi padre, luego me lamentaba de  lo que podría haber pateado. Cuando pensaba que Dios era difícil, me resultó fácil pecar, pero cuando supe que Dios era tan bueno, tan lleno de compasión, me golpeé en el pecho al pensar que yo me había rebelado contra aquel que me amaba tanto y solo buscaba mi bien." (Spurgeon)

 

2. (11-12) José resiste al intento descarado de seducción.

 

Aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. Y ella lo asió por su ropa, diciendo: Duerme conmigo. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió.

 

a. Aconteció que entró él un día en casa para hacer su oficio, y no había nadie de los de casa allí. Y ella lo asió : La esposa de Potifar sabía que José la estaba evitándola, así que hizo un plan intencional para atraparlo. Sin duda, era ella  la que hizo que no hubiera nadie de los de la casa allí.

 

b. Entonces él dejó su ropa en las manos de ella, y huyó y salió: José se resistió a este momento de tremenda tentación cuando salió (en inglés dice: Salió corriendo). José hizo lo que todos deben hacer cuando enfrentados con este tipo de situación: él huyó y salió corriendo. 2 Timoteo 2:22 lo deja en claro: Huye también de las pasiones juveniles.

 

i. Si no estamos corriendo hacia el pecado, tenemos una tendencia a por lo menos quedarnos en su presencia. Pero se nos manda a que hagamos la única cosa segura: Huir de los deseos de la carne y correr tan rápido como podamos.

 

ii. La Versión King James (una versión en inglés) dice en Génesis 39:12, dejó la ropa en sus manos, y huyó y se sacó de allí. José se sacó. Nadie más iba sacarlo de allí. Dios provee una salida para escapar (1 Corintios 10:13), pero tú tienes que tomar esa salida.

 

c. Entonces él dejó su ropa en las  manos de  ella: La idea no es que se escapó desnudo, sino que se le quitó su prenda exterior. En esencia, se fue con su ropa interior puesta.

 

d. Y huyó y salió : José tenía que saber que tomar esta posición de pureza le iba a salir muy caro, pero consideraba que valía la pena.

 

3. (13-18) La mujer de Potifar acusa falsamente a José ante Potifar.

 

Cuando vio ella que le había dejado su ropa en sus manos, y había huido fuera, llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciese burla de nosotros. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces; y viendo que yo alzaba la voz y gritaba, dejó junto a mí su ropa, y huyó y salió. Y ella puso junto a sí la ropa de José, hasta que vino su seĖor a su casa. Entonces le habló ella las mismas palabras, diciendo: El siervo hebreo que nos trajiste, vino a mí para deshonrarme. Y cuando yo alcé mi voz y grité, él dejó su ropa junto a mí y huyó fuera.

 

a. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces : Debía haber ofendido y entristecido a José ser acusado con una mentira tan escandalosa e indignante. Sin embargo, no parecía defenderse de esta falsa acusación, así como Jesús se quedó en silencio ante sus acusadores (Isaías 53:7 y Mateo 27:13-14).

 

4. (19-20) José es enviado a prisión.

 

Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor. Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.

 

a. Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel: Parece que José fue condenado a una pena de cadena perpetua. Esta fue una pena dura, pero el castigo normal para ese delito (tentativa violación) por un esclavo a la esposa de un alto funcionario probablemente sería la muerte. José fue condenado a una pena misericordiosa.

 

b. Se encendió su furor: Potifar fue misericordioso con José porque sospechaba el papel de su esposa en la situación. Quizá la ira no se haya dirigido en contra de José, pero en contra de la mujer por haberle manipulado, poniéndolo en una situación, donde, para no desprestigiarse tenía que despedir al hombre que hacía que todo fuera

 bien en la casa.

 

i. "La muerte era la única sanción que José razonablemente podría esperar. Su aplazamiento, presumiblemente se debió en gran parte al respeto que se había ganado; La mezcla de la ira y restricción de Potifar, podría reflejar un leve recelo acerca de la exactitud total de la carga.” (Kidner)

 

5. (21-23) José prospera, incluso en la cárcel.

 

 Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel. Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía. No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba.

 

a. Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia: Si Dios bendijo a José en el pozo, si él bendijo a José el esclavo, no debemos sorprendernos en ver la bendición de José en la cárcel. Ninguna de estas circunstancias terribles, descarriló el plan de Dios para la vida de José.

 

i. El tema dominante aquí es que José tuvo éxito por la bendición de Dios:

 

Š       Pero Jehová estaba con José, quien llegó a ser un hombre próspero (Génesis 39:2)

Š       Vio su amo que Jehová estaba con él,  que Jehová lo hacía prosperar en todas sus empresas (Génesis 39:3)

Š       Desde el momento en que le dio el encargo de su casa y de todo lo que tenía,  Jehová bendijo la casa del egipcio a causa de José,  y la bendición de Jehová estaba sobre todo lo que tenía (Génesis 39:5)

 

ii. Incluso después de que José es acusado falsamente y encarcelado, Dios todavía lo bendice:

 

Š       Pero Jehová estaba con José (Génesis 39:21)

Š       Jehová estaba con José (Génesis 39:23)

 

iii. “En realidad es de poca importancia en cuales circunstancias se encuentra un siervo de Dios; como José, siempre está en el servicio de su amo y Dios lo honra y prospera su trabajo.” (Clarke)

 

b. Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía: Como pasó en la casa de Potifar, José llegó a la cima, convirtiéndose en el principal administrador de la prisión. A través de su experiencia en ambos lugares, Dios afino sus capacidades administrativas que José necesitaría un día para salvar a su familia y salvar al mundo entero.

 

© 2006 David Guzik - No distribuirse más allá del uso personal o con fines de lucro, sin autorización.